LAS ESDRÚJULAS Y SUS ACENTOS

Y los sueños se le desquebrajaron
al igual que el sabor amargo
de sus labios cuando descubrió
que le habían engañado.

Y hasta los acentos de las esdrújulas
se le clavaban como puñales en la
espalda, mientras tiritaba con el llanto
quebrado de tanto malestar.

Allí en la soledad infinita
del saberse saber que nada ni nadie
puede sepultar su dolor
arrastrarlo, ahuyentarlo, por siempre....

Como quien se columpia en exceso sin saberlo
en su frenesí, su ocaso de locura,
sus ganas de caotizarse
dentro de su propio caos.

Se arrastro a un abismo mortal
donde la madrugada cuando quiebra
el sentido de la razón y desata la locura
él se la bebió bajo tragos ocultos en tugurios cuales quiera.

Y allí volvió al lugar más negro del alma
donde de nuevo los acentos de las esdrújulas
descuartizaban sus sentidos y le volvían opaco
al mundo que tanto le dio, y tanto le quito.

No se sabe que fue de él
suponemos que se perdió
en el mundo cruel de los acentos,
de las esdrújulas, del saber que estas vivo
pero muerto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario