NOTAS OLVIDADAS 1.5


Interrúmpeme cuando callo, porque ya no sé que más cosas contarle a la soledad sobre ti.

NOTAS OLVIDADAS 2.2



Me acuerdo cuando te miraba sin decirte nada, tan solo eso, observarte de la misma manera quien lo hace buscando belleza detrás de algunas fotografías que recuerdan algo que ahora es un nubarrón y marcas de dedos gastados de tanto trabajar a cambio de nada. Y tú en vez de levantar la cabeza y sonreírme de esa manera que notase que estaba descalzándose "la vie en rose", todo lo contrario te languidecías. Eso me ponía tan jodidamente triste, que para no acabar escribiendo corazones rotos en todos los muros que me encontraba por el camino decidía jugar mi último as guardado en la manga, y me iba a beber allí donde estaba mi primo ese que te contaba que tenía los dientes rotos de tanto correr delante de los policías para no acabar más de la cuenta acurrucado en callejones sin salida como gatos heridos por culpa de las porras y las botas con pendientes de acero. Siempre lo mismo, hablaba de comprarse una casa con jardín para construir un patíbulo, escogía no darle más importancia de la que él ya le daba y por eso el resto del tiempo lo pasábamos poniéndole cascabeles a la vida.

Saludos y gracias  

NOTAS OLVIDADAS 1.1


"¿Tú no me amas, verdad? Todo este tiempo juntos me has cuidado y me has tratado muy bien, más de lo que puedo pedir o imaginar, pero nunca me has sugerido... nunca has intentado.... ¿sabes lo que te quiero decir? Eres calor por fuera, una hoguera a la cual me gusta estar arrimada porque así desaparecen los temblores, las pesadillas, me siento segura conmigo misma, contigo, pero también eres un congelador, y aunque te estoy muy agradecida, ese frío que hay dentro de ti me aterra y no sé qué hacer"

Saludos y gracias.

HAY UN CHARCO Y NO HA LLOVIDO (EL PATITO FEO)



No puedes salir. Estás encerrada. La casa no tiene puertas, solo paredes que van cambiando de color como el humo que exhalas con tus cambios de humor.

¡Come on Baby! ¡Come on Baby! Déjame entrar...  ¿Acaso no escuchas el timbre? El ruido de estoy aquí fuera esperando a que me abras, a que salgas o a que pueda pasar.

¡Again! ¡Again! La misma canción te retumba, te estremece, te hace temblar... " En el patio del colegio, egio, hay un charco y no ha llovido, ido, son las lagrimas de ..... porque ... no ha venido". ¿Seriously? De acabar siendo una cucaracha fea y asquerosa te crees que se trata eso de la mutación, de eso es lo que había que hablar, ese era el tema, la deriva y la tangente de salida. Respuestas trozos de papel que arden y son ceniza que caen del cielo.

Please, estoy herido...  En el lugar donde más duelen las cosas, estoy sangrando, ¿por qué no lo quieres ver? Please déjame entrar... "Hay un charco y no ha llovido porque... no ha venido"

¿Dónde quedo la banda sonora de los días que deseábamos hablar el idioma de los cafés por la tarde, cogernos de la mano y pasear por los parques, mirarnos y no sentir miedo, dormirnos cada uno en los sueños del otro? Ahora el fuego quema como el sentimiento, debería ser al revés, lo sé, pero no lo es, no lo es...

- ¿Lo ves?
-¿Qué tengo que ver?
- El lago de los cisnes, pero sin cisnes...

Es un día hermoso, las nubes se han levantado, los pájaros han hecho pio pio, el sol brilla igual que miles de estrellas fugaces montadas en un carrusel dando vueltas y vueltas y más vueltas, una pareja enfrente de un lago observando como un pato nada, riéndose de la escena, disfrutándola, dejando que pase el tiempo, limpiando impurezas y preocupaciones, mostrando ternura y amor hacia el mismo pato que luego, no hoy, quizás no mañana, pero algún día acabarán comiéndose.

- Eso es lo que somos.

Saludos y gracias 

ESAS HORAS DEL DÍA



Esas horas del día que solo se oye ladrar algún perro, los primeros ruidos de motores que les pone en marcha su dosis de gasolina, cuando las personas aún no son personas y callan y únicamente andan con prisas a sus lugares de trabajo. Antes, mucho antes, de que ocupen las terrazas y las llenen de cansancio, de palabras, de hoy he hecho esto mañana tendré que hacer esto otro... ¿Y tú qué tal? Y nadie escucha y se tiene la necesidad de hablar, la urgencia de ser escuchado.

Esas horas del día que alguna vez ocurrirá que no habrá prisas, no habrá una hora que obligue a empezar eso, o aquello, que simplemente estarás ahí de pie, con una taza de café entre las manos, descalza, con una camisa mía mal abotonada, que me sonreirás y no me preguntarás porque te miro así como te miro porque es lo que llevas tiempo deseando, que solo tenga ojos para tus piernas desnudas, para el contorno de tu escote, y será cierto, habrá que apretar el dentífrico para que en el cepillo haya lo suficiente para lavarse la boca. Solo con eso, engañaremos a la vida y será todo un hermoso juego.

Saludos y gracias

ABRIL



Batas blancas, azules, agua por el suelo, su origen detrás de la puerta de un cuarto de baño con un olor que estremece. Sirenas que aparcan delante de un letrero de neón que pone con letras mayúsculas urgencias. Aquí huele a hospital, todos están enfermos, ¿Qué hemos hecho mal?

Matizas que sigo sin aprender a remangarme bien las mangas de las camisas, y lo apoyas con un ven aquí y me dejo hacer, dejo que hagas, con esa sensación de que si el viento tiene color, es el de tus ojos.

Una madre que corre detrás de su hija para abrazarla una última vez antes de que se haga mayor, para sostener una vez más entre sus brazos esa inocencia que se evaporará tarde o temprano, unas madres que sueltan a sus bebes en una carrera sobre el parquet del Madison Square Garden de New York, como si fuesen galgos que solo sirven para eso, para correr, para nada más, y tú acusatoriamente me preguntas el porqué veo esas cosas.

- Yo solo veo el partido

Madrugada tardía, te acercas llevando únicamente puesta la camisa de los Knicks naranja, hace tiempo que la azul se quedó centrifugando en una lavadora del pasado. Es inevitable, tus piernas desnudas se sientan sobre las mías, mis manos buscándolas y la erección.

Fuera, cuando no llueve sobre mojado dicen que es abril, ese lugar donde se enamoran los perros y los caracoles, ¿Por qué no vamos allí?

Saludos y gracias.