EL PLAN



Por cierto el plan es siempre quedar contigo, aunque sea debajo de estalactitas, o en las ruinas del rey Salomón. Claro, que a veces no sale como uno quiere y por eso se acaba jugando a la apuesta más alta, se acaba enseñando los falsos escombros a los amigos, el que acaba regalando caramelos en la puerta de los colegios, y las noches de insomnio porque uno cree que has vuelto.

Por cierto el plan es sencillo, da igual que dinamiten al mundo o al paraíso, siempre habrá un lugar en el cual podamos quedar.

Saludos y gracias   

LOS PLIEGUES DE TU FALDA



Se extinguieron todas mis razones en los pliegues de tu falda, en las baldosas que pisabas cuando te levantabas de la cama e ibas a la cocina a prepararte un té, hacía frío, siempre hacía frío allí fuera, en esa ciudad tan desconocida por no saber leer el nombre de sus calles, y no entender porque los cuervos siempre estaban de vigías, ¿acaso estarán siempre en aquellos árboles hasta que haya un ataque nuclear?. Tendría que volver para comprobarlo....

Pero seguramente nada sería igual, ni ellos ni yo y lo que ya no está porque se fue.

Lo que sí es cierto, es que ahí dentro, entre ese techo y esas cuatro paredes se estaba caliente cuando tú estabas,
cuando subía como hormiguita a las terrazas de tu cuerpo y me gustaba lo que veía,
cuando perdiéndome en los rincones de tus luces y tu ocaso me sentía invulnerable,
cuando las fronteras y las líneas divisorias eran un mal cuento que sufrían otros, nunca nosotros.  

Saludos y gracias

ARMARIOS



Las mejores anécdotas suceden en las líneas más deseadas y más imperfectas de tu cuerpo desnudo. Entre tus piernas por ejemplo, que me seducen como bicho atrapado en una tela de araña, con una importante diferencia tú me liberas.

Y me dices que no me ponga tan gilipollas....

Que todos hemos tenido alguna vez ganas de matar y descuartizar cuando hemos abierto las puertas de los armarios. Como acribillan tus palabras, como me desuellan y me invitan a desayunar con mis abismos.

Lo sabes y por eso me sugestionas la barba y mis labios.... Me dejo, siempre, es fácil... lo quiero.

Desaparece toda la soledad reflejada en los espejos cuando me asomo a ellos y tú apareces y,
sé que no eres una sombra. Que esta vez el recuerdo no será una despedida, dejarás que reconstruya las láminas rotas, las de mis sueños que se tornaban pesadillas.

Y me imbuyes en tus doctrinas de amar y no ser amado, de amar y sentirse amado...

Que cenamos morales caducas todos los días, por eso los niños recién nacidos lloran y les golpean la espalda pensando que son gases u otras cosas insignificantes...Me quemo con el asfalto que piso, y me recuerdas que lleva tiempo indicándome mejor en cualquier otra parte.  

Abro los armarios, las ventanas rotas, todo es un hermoso delirio que ha mandado de fiesta a los fantasmas.

 Saludos y gracias

NOTAS OLVIDADAS 1.8



Detrás de todo esto debe de haber algo... Aunque tan solo sea un marciano rodando el planeta como si fuese una insignificante canica.

NOTAS OLVIDADAS 1.7


- ¿Cómo le explicas a alguien que hay cosas peores que la muerte?- Después se disparó en la sien.

NOTAS OLVIDADAS 4.1



"Hay niños que no saben que hay pájaros que se encierran en jaulas". Lo dice sin haberse quitado el sombrero al entrar, sentado delante de un bote de kétchup y otro de mostaza mientras lee la carta sin tener muy claro lo que pedir.

- ¿Pagarías dinero por pasar una noche con una niña de 18 años?

- Si te dijera que sí pensarías que soy un enfermo- Le respondo.

Había empezado a estudiar una carrera en la universidad, no me acuerdo cual era, pero eso nunca fue importante. Nunca me hizo falta pagarle nada, más allá de cuando le invitaba a cenar, o algún que otro viaje que hicimos, fueron unos meses, lo pasamos muy bien. Me hizo volver a sentirme vivo, joven, hasta que un día la cagué. Fueron después de dos botellas de vino, no sé lo que me pasó, si me subieron de más o me sentaron mal, pero desnudos como estábamos en la habitación de un hotel en uno de esos viajes que te he dicho que de vez en cuando hacíamos se metió dentro de mí la melancolía barata y le dije: "Esos que anuncian que te dan un préstamo para que cumplas tus sueños, en verdad lo único que acaban haciendo es que los niños acaben descubriendo que hay pájaros que viven toda una vida encerrados en jaulas hasta que mueren de tristeza y todavía peor, cuando se hagan adultos les acabaran quitando todo aquello que les pertenece aunque quizás ni lleguen a saber que les pertenecía algo".

Ya ves, y ese fue solo el principio del paisaje de mierda que le mostré con mis malditas palabras, nunca lo debí de hacer, se asustó, no le gustó. Cuando volvimos del viaje y la dejé en su casa nunca más quiso saber de mí, no la culpo, ahora lo sé, jamás le tuve que decir lo que le dije de esa forma, quien soy yo para hablarle como le hablé, con esa prepotencia que escupe el maldito cansancio acumulado por las cosas que no salen como uno quiere. Cuando quizás ella podía haber sido una de las pocas afortunadas que en toda una vida no tiene porque sufrir como lo hemos hecho algunos.

Saludos y gracias