TABLERO DE AJEDREZ



El suelo era como un tablero de ajedrez, había una soga colgada de una viga por si alguien se quería ahorcar, tú preguntabas que composición química tendrá el alma, y me decías si aquí estuviera Batman a ese se lo llevaría a la cárcel, mientras se giraba y nos enseñaba su segunda cara, te daba repulsión porque te recordaba al hijoputa de tu coordinador, fuimos a coger de ese liquido rojo que estaba en aquel gran barreño y todos bebían de él, y aunque no sabíamos de la sangre y sus propiedades, podríamos jurar que jamás estuvimos tan cerca de sentirnos vampiros sin importarnos la luz del sol, hasta que apareció un tipo con una máscara de cerdo y nos dio dos pases para el baile que se estaba organizando en el piso superior.

Tú buscabas una torre para enrocarte, yo un alfil para avanzar en diagonal, la casilla central al lado de la barra que se encontraba en la habitación contigua a la del piso de arriba donde se organizaba el baile, estaba lleno de gente que parecía que opositase a ver quién era el más hortera, le pregunté al barman que se podía hacer aquí que valiera la pena, y con su parche en el ojo y su mano de garfio entregándome un liquido verde mocoso, me decía empieza con este brebaje y luego si todavía tienes dudas te indico el segundo paso.

El caso es que después de aquel trago todo se volvió más oscuro, sin concretar, baldosas blancas y baldosas negras, uno que se creía Dante y comenzó a montar la corografía desde su punto de vista esquizofrénico de La Divina Comedia, y otro, bajito, con cara de judío y gafas de pasta que hacían que los ojos le cayesen hasta el suelo, quiso recrear con una guadaña y las extremidades de un sapo que antes fue un avestruz hermoso imágenes goyescas, según se volvía más intensa la noche y se alcanzaba el clímax del eclipse lunar, eran a muchos de los presentes a los que les iba creciendo la nariz como al niño de madera de Gepeto, a nadie le extrañó que me fuese de aquella fiesta con el perro del dueño hablando en suajili y latín antiguo.

Saludos y gracias

3 comentarios:

  1. menuda paranoia niño. Excelente. :)

    ResponderEliminar
  2. La vida es un juego de ajedrez, el problema es cual pieza empezar a mover, cuando se entremezclan la fantasía
    Muy bueno

    ResponderEliminar